La revolución neolítica: ¿el peor error de la historia de la humanidad?

Desde siempre se ha enseñado la historia como una sucesión de logros y hazañas que han ido catapultando al ser humano a cotas cada vez más altas de progreso. Y aunque la lista de descubrimientos e invenciones, las grandes construcciones, el desarrollo de las artes y el resto de resultados de la fértil inventiva humana parecen impresionantes, quizás toda esta épica narrativa sobre nuestro devenir en la Tierra, desde esos primates bípedos y sin pelo que se aventuraron a salir de nuestra sabana africana ancestral en un viaje sin fin, hasta la actual sociedad hiperdesarrollada del mundo occidental puede estar construida sobre una monumental falacia.

En este ya antiguo (pero no por ello menos válido), muy provocativo y hasta demoledor ensayo (que debería ser de lectura obligada no sólo para los estudiantes de historia sino incluso en la enseñanza secundaria) el prestigioso biólogo evolutivo Jared Diamond cuestiona con diferentes pruebas esta idílica visión “desarrollista” sobre ese evento crucial en nuestra historia que ocurrió hace unos 10.000 años con la aparición de la agricultura y la ganadería, lo que los libros de texto llaman con mayúsculas “La Revolución Neolítica”. Espero que sirva como reflexión ahora que se han agotado las vacaciones (en el hemisferio boreal al menos) y empieza un nuevo curso académico.

A la ciencia le debemos cambios dramáticos en nuestra autocomplaciente imagen. La astronomía nos enseñó que la tierra no es el centro del universo, sino simplemente uno de mil millones de cuerpos celestes. De la biología aprendimos que Dios nos no creó especialmente sino que evolucionamos al mismo tiempo que otros 11 millones de especies. Ahora la arqueología derrumba otra creencia tabú: que la historia humana de los últimos millones de años ha sido una larga serie de progresos. En particular, recientes descubrimientos sugieren que la adopción de la agricultura, supuestamente nuestro paso más decisivo hacia una vida mejor fue, en muchos sentidos, una catástrofe de la cual nunca nos hemos recuperado. Con la agricultura vinieron las graves desigualdades sociales y sexuales, la enfermedad y el despotismo, que maldicen nuestra existencia.

En un primer momento, las evidencias contra esta interpretación revisionista les parecerán a los americanos del siglo XX como irrefutables. Estamos en mejor situación, en casi todos los aspectos, que la gente de la Edad Media, que a su vez, estaban mejor que los hombres de las cavernas y estos estaban mejor que los monos. Veamos nuestras ventajas. Gozamos de alimentos más abundantes y más variados, de mejores herramientas, de bienes materiales, algunos gozamos de las vidas más largas y saludables de la historia. La mayoría de nosotros estamos a salvo de las hambrunas y de los depredadores. Realizamos la mayor parte del trabajo con la energía del petróleo y de las máquinas, no con nuestro sudor. ¿Qué neoludita actual cambiaría su vida por la de un campesino medieval, con la de un hombre de las cavernas, o la de un mono?

Durante la mayor parte de nuestra historia nos hemos valido de la caza de animales y la recolección de plantas silvestres, una vida que los filósofos tradicionalmente consideran desagradable, embrutecedora y corta. Puesto que los alimentos no se producen y apenas se almacenan, no hay en esta forma de vida ningún descanso en la lucha diaria para encontrar alimentos silvestres y evitar morir de hambre. Salimos de esta miseria hace solo 10.000 años cuando en diversas partes del mundo la gente comenzó a domesticar las plantas y los animales. La revolución agrícola se extendió gradualmente hasta hoy en que es casi universal, y sólo unas pocas tribus cazadoras/recolectoras han sobrevivido.

Desde la perspectiva “desarrollista” en la que me eduqué, la pregunta: ¿Por qué la práctica totalidad de los cazadores recolectores adoptaron la agricultura? es una pregunta estúpida. Es evidente que la adoptaron porque es una manera más eficiente de conseguir más alimento con menos trabajo. Las cosechas de cultivos rinden muchas más toneladas por acre que la recolección de raíces y bayas. Solo hay que imaginar una horda de cazadores primitivos, agotados por la búsqueda de frutos silvestres y la caza de animales salvajes, descubriendo de repente, por primera vez, un huerto lleno de frutales o un pastizal lleno de ovejas. ¿Cuántos milisegundos piensa usted que tardarían en apreciar las ventajas de la agricultura?

La ortodoxia “desarrollista” a veces va tan lejos como para asociar la agricultura con el notable florecimiento del arte que ha tenido lugar durante el último milenio. Dado que los cultivos pueden ser almacenados, y que lleva menos tiempo recoger alimentos de un huerto que encontrarlos en la naturaleza, la agricultura nos dio tiempo libre, cosa que los cazadores/recolectores nunca tuvieron. Por lo tanto, fue la agricultura la que nos ha permitido construir el Partenón y componer la Misa en Si Menor.

Aunque pareciera que el punto de vista “desarrollista” es aplastante, en realidad es difícil de probar. ¿Cómo demuestra usted que la vida de la gente de hace 10.000 años mejoró cuando abandonó la caza y la recolección para cultivar? Hasta hace poco, los arqueólogos han tenido que recurrir a pruebas indirectas, cuyos resultados (sorprendentemente) no apoyaban el punto de vista “desarrollista”. Aquí hay un ejemplo de una prueba indirecta: ¿En realidad los cazadores/recolectores del siglo XX están peor que los agricultores? Dispersos a través del mundo, varias docenas de tribus de gente supuestamente primitiva, como los bosquimanos de Kalahari, continúan viviendo de esa manera. Resulta que esta gente tiene un montón de tiempo libre, duerme mucho y trabaja menos duramente que sus vecinos que cultivan. Por ejemplo, el tiempo medio que dedican cada semana a obtener el alimento es solamente de doce a diecinueve horas para los bosquimanos y los Hadza de Tanzania sólo ocupan catorce horas o menos. Un bosquimano, cuando fue preguntado por qué no habían emulado a las tribus vecinas adoptando agricultura, contestó: “¿Por qué deberíamos hacerlo habiendo tantas nueces del mongongo en el mundo?”.

Mientras que los agricultores se concentran en cultivos ricos en carbohidratos, como el arroz y las patatas, la mezcla de plantas y animales silvestres en las dietas de los cazadores/recolectores proporcionan más proteínas y un mejor equilibrio de nutrientes en general. En un estudio, el promedio de la ingesta diaria de comida de los bosquimanos (durante un mes en el que el alimento era abundante) era de 2.140 calorías y 93 gramos de proteína, considerablemente mayor que la dieta diaria recomendada para la gente de su tamaño. Es casi inconcebible que los bosquimanos, que comen más o menos 75 plantas silvestres diferentes, pudiesen haber muerto de hambre como cientos de miles de agricultores irlandeses y sus familias tal y como ocurrió durante la hambruna de la patata de 1840. Así pues, la vida de los actuales cazadores/recolectores no es tan mala ni embrutecedora, a pesar de que los agricultores les han empujado a quedarse con algunas de las peores tierras del mundo.

Pero las modernas sociedades de cazadores/recolectores, que se codean desde hace miles de años con las sociedades agrícolas, no nos dicen nada acerca de las condiciones antes de la revolución agrícola. El punto de vista “desarrollista” está haciendo una suposición sobre la historia pasada: que la vida de la gente primitiva mejoró cuando cambiaron la recolección por los cultivos agrícolas. Los arqueólogos pueden fechar el momento en que esto ocurrió distinguiendo en los restos de la basura prehistórica las plantas y animales salvajes de los domesticados. ¿Cómo se puede deducir la salud de los productores de la basura prehistórica y probar directamente de ese modo la hipótesis “desarrollista”? Esa pregunta ha podido ser respondida solo recientemente, en parte con nuevas técnicas procedentes de la paleopatología: el estudio de los síntomas de la enfermedad en el restos humanos primitivos. En algunas situaciones afortunadas, el paleontólogo tiene casi tanto material para estudiar como el patólogo de hoy. Por ejemplo, los arqueólogos han encontrado en los desiertos de Chile momias bien conservadas, cuyas condiciones médicas en el momento de la muerte pueden ser determinadas por una autopsia. Y las heces de los indios muertos hace mucho tiempo, que vivieron en cuevas sin humedad de Nevada, siguen estando suficientemente bien preservadas como para ser examinadas en busca de anquilostomiasis y otras parasitosis.

Pero por lo general, los únicos restos humanos disponibles para su estudio son los esqueletos, aunque estos permiten un número sorprendentemente alto de deducciones. Para empezar, un esqueleto revela el sexo de su dueño, el peso y su edad aproximada. En los pocos casos donde hay muchos esqueletos, uno puede construir tablas de mortalidad como las que usan las compañías aseguradoras para calcular la esperanza de vida y el riesgo de muerte de un individuo a una edad dada. Los paleopatólogos pueden incluso calcular las tasas de crecimiento midiendo los huesos de las personas de distintas edades, examinar los defectos en el esmalte de los dientes (signo de desnutrición en la infancia) y reconocer los signos dejados en los huesos por una anemia, tuberculosos, lepra y otras enfermedades.

Este es un ejemplo sencillo de lo que han descubierto los paleopatólogos sobre los cambios en altura de los esqueletos a lo largo de la historia. Esqueletos de Grecia y Turquía muestran que la altura media de los cazadores/recolectores hacia el final de las glaciaciones fueron unos generosos 175 cm para los hombres y 166 cm para las mujeres. Con la adopción de la agricultura, la altura disminuyó y para el 3000 AC había alcanzado un mínimo de solo 160 cm para los hombres y 152 cm para las mujeres. En la época clásica la altura comenzó a subir muy lentamente otra vez, pero los griegos y los turcos modernos todavía no han recuperado la altura media de sus antepasados lejanos.

Otro ejemplo de investigación paleopatológica es el estudio de los esqueletos indios de los túmulos sepulcrales en los valles de los ríos Ohio e Illinois. En Dickson Mounds, situado cerca de la confluencia de los ríos Illinois y Spoon, los arqueólogos han exhumado unos 800 esqueletos que dibujan un panorama de los cambios en la salud que se produjeron cuando, alrededor del 1150 DC, se adoptó el cultivo intensivo del maíz por parte de una cultura de cazadores/recolectores. Los estudios de George Armelagos y sus colegas de la universidad de Massachusetts muestran que estos primeros agricultores pagaron un precio por su cambio en el estilo de vida. En comparación con los grupos de cazadores que les precedieron, los agricultores presentaban un aumento de casi un 50% de defectos en el esmalte, indicativo de desnutrición, el cuádruple de anemia por deficiencia de hierro (evidenciada por una enfermedad de los huesos llamada hiperostosis porótica), el triple de lesiones óseas, que refleja el incremento de enfermedades infecciosas en general y un aumento en la morfología degenerativa de la columna vertebral, que refleja probablemente un excesivo trabajo físico. Comparando con los cazadores/recolectores que les precedieron, estos agricultores tenían menor esperanza de vida. La “esperanza de vida al nacer en la comunidad preagrícola era cerca de veintiséis años,” dice Armelagos, “pero en la comunidad agrícola era de sólo diecinueve años”. Por lo tanto, los episodios de estrés nutricional y de enfermedades infecciosas afectaban seriamente a su capacidad de supervivencia.” La evidencia sugiere que los indios de Dickson Mounds, como muchos otros pueblos primitivos, decidieron cultivar no por gusto sino por la necesidad de alimentar a una población en constante crecimiento. “No creo que la mayoría de los cazadores/recolectores haya entrado en un modo de vida agrícola hasta que no tuvieron más remedio que hacerlo, y cuando lo hicieron ellos cambiaron cantidad por calidad.” dice Marca Cohen de la universidad del estado de Nueva York en Plattsburgh, coeditora con Armelagos de uno de los libros fundamentales en su campo, “Paleopatología en los orígenes de la agricultura”. “Cuando inicié esta discusión hace diez años, la mayoría de la gente no estaba de acuerdo. Ahora se ha convertido en un respetable, aunque polémico argumento”, comenta Cohen.

Hay al menos tres tipos de razones que explican los desastrosos resultados de la agricultura para la salud. Primero, los cazadores/recolectores gozaron de una dieta variada, mientras que los primeros agricultores obtuvieron la mayoría de su alimento a partir de uno o muy pocos cultivos ricos en almidón. Ganaron calorías de mala calidad a costa de una nutrición pobre, apenas tres plantas ricas en carbohidratos: trigo, arroz y maíz proporcionan actualmente el grueso de las calorías consumidas por la especie humana, pero cada una de ellas es deficiente en ciertas vitaminas o aminoácidos esenciales para la vida. En segundo lugar, debido a la dependencia de un número limitado de cosechas, los granjeros corrieron el riesgo del hambre si alguna fallaba. Por último, el mero hecho de que la agricultura permitiese a la gente agruparse en sociedades populosas facilitaba la extensión de parásitos y de enfermedades infecciosas, muchos de los cuales eran luego transportados a otras sociedades también populosas con las que mantenían contactos comerciales; algunos arqueólogos piensan que es el hacinamiento (en vez de la agricultura) el responsable de las enfermedades, pero se trata del problema de quien fue antes, el huevo o la gallina, porque el hacinamiento fomenta la agricultura y viceversa. Las epidemias no pueden arraigar cuando las poblaciones se encuentran dispersas en pequeños grupos que están desplazando constantemente sus campamentos. La tuberculosis y las enfermedades diarreicas tuvieron que esperar al surgimiento de la agricultura, el sarampión y la peste bubónica a la aparición de grandes ciudades.

Además de la malnutrición, el hambre y las enfermedades epidémicas, la agricultura ayudó a traer otra maldición a la humanidad: las profundas divisiones de clase. Los cazadores/recolectores tienen poco o ningún alimento almacenado, y tampoco fuentes concentradas de alimento, como una huerta o una manada de vacas: viven de las plantas salvajes y de los animales que obtienen cada día. Por lo tanto, no puede haber reyes, ni ninguna clase de parásitos sociales que engordan con el alimento sustraído a otros. Solamente con la agricultura puede vivir saludablemente una élite no productora, a costa de una población acosada por las enfermedades. Los esqueletos de las tumbas griegas en Micenas del 1500 AC sugieren que los reyes gozaban de una dieta mejor que sus súbditos, puesto que los esqueletos reales eran dos o tres pulgadas más altos y tenían mejor dentición (en promedio les faltaba una, en vez de seis piezas). Entre las momias chilenas de hace 1000 años, la élite se distinguía no solamente por los ornamentos y las pinzas de oro del pelo, sino también por un índice cuatro veces menor en el número de lesiones óseas causadas por enfermedad.

Similares contrastes en la nutrición y la salud persisten en la actualidad a escala mundial. A los habitantes de los países ricos como EEUU les suena ridículo exaltar las virtudes de la caza y la recolección, pero los americanos son una élite, dependiente del petróleo y de los minerales, que a menudo deben ser importados desde países con una salud y una alimentación más deficiente. Si se pudiese elegir entre ser campesino en Etiopía o un cazador/recolector bosquimano en el Kalahari ¿Cuál cree que sería la mejor opción?

La agricultura también pudo fomentar la desigualdad entre los sexos. Liberada de la necesidad de transportar a los bebés durante una existencia nómada, y bajo la presión de producir más manos para trabajar el campo, las mujeres campesinas tienden a tener embarazos más frecuentes que sus homólogas cazadoras/recolectoras, con los consiguientes problemas de salud asociados. Entre las momias chilenas, por ejemplo, más mujeres que hombres tenían lesiones óseas provocadas por enfermedades infecciosas.

A veces en las sociedades agrícolas se convirtió a las mujeres en bestias de la carga. En las comunidades agrícolas de la actual Nueva Guinea, a menudo me asombro de ver a mujeres que se tambalean cargadas de verduras y leña mientras que los hombres caminan con las manos vacías. Una vez durante un viaje de estudio sobre aves pagué a algunos aldeanos para llevar los suministros desde una pista de aterrizaje a mi campamento en la montaña. El objeto más pesado era un fardo de 110 libras de arroz, que até a un palo y asigné a un equipo de cuatro hombres para que lo llevaran a hombros. Cuándo por fin alcancé a los aldeanos, los hombres llevaban las cargas ligeras mientras una pequeña mujer, que pesaba menos que el fardo de arroz, estaba doblada bajo el, sosteniéndolo a la espalda mediante una cuerda alrededor de sus sienes.

En cuanto a la afirmación de que la agricultura facilitó el florecimiento del arte al darnos más tiempo libre, los modernos cazadores/recolectores tienen por lo menos tanto tiempo libre como los agricultores. Poner el énfasis en el tiempo libre como factor crítico me parece un error. Los gorilas han tenido mucho tiempo libre para construir su propio Partenón, pero no les apeteció. Aunque los avances tecnológicos postagrícolas permitieron nuevas formas de arte y facilitaron su conservación, los cazadores/recolectores de hace 15.000 años produjeron geniales pinturas y esculturas y los Inuit y los indios del noroeste del Pacífico todavía las producían en fechas tan recientes como el siglo pasado.

Así, con el advenimiento de la agricultura, una élite llegó a estar mucho mejor, pero para la mayoría de la gente fue peor. En vez de aceptar la hipótesis “desarrollista” de que elegimos la agricultura porque era lo mejor para nosotros, más bien deberíamos preguntarnos cómo fuimos atrapados por ella a pesar de sus inconvenientes.

Una salida a la controversia puede ser “Es cierto, la agricultura puede alimentar a muchas más personas que la caza, aunque con una peor calidad de vida” (la densidad de las poblaciones de cazadores/recolectores son rara vez mayores de una persona por cada diez millas cuadradas, mientras que los agricultores tienen densidades medias 100 veces mayores). En parte esto se debe a que un campo enteramente sembrado de cultivos comestibles permite alimentar muchas más bocas que un bosque con plantas comestibles dispersas. En parte es también porque los cazadores/recolectores nómadas tienen que tener los niños espaciados en intervalos de cuatro años mediante el infanticidio y otros medios, puesto que una madre debe llevar a su hijo hasta que es lo suficientemente mayor para caminar con los adultos. Las mujeres agricultoras no tienen esa carga y pueden tener hijos más a menudo, cada dos años.

Como las densidades de población de los cazadores/recolectores se incrementaron lentamente al final de la edad de hielo, las tribus tuvieron que elegir entre alimentar más bocas dando los primeros pasos hacia la agricultura, o bien encontrar la forma de limitar el crecimiento. Algunas tribus eligieron la primera solución, incapaces de anticipar los males de la agricultura, seducidas por la abundancia transitoria que gozaron, hasta que la población se incrementó gracias a la producción creciente de alimentos. Estas tribus desbordaron su territorio original y mataron o desplazaron a las tribus que eligieron seguir siendo cazadores/recolectores, porque cientos de agricultores subalimentados pueden dejar fuera de juego a un cazador sano. No es que los cazadores/recolectores abandonaran su estilo de vida, pero los que no eran lo suficientemente sensatos para renunciar a él, fueron forzados a salir de todos los territorios excepto aquellos que los agricultores no deseaban.

En este punto es instructivo recordar la habitual crítica de que “la arqueología es algo superfluo porque se ocupa del pasado remoto y no ofrece lecciones para el presente”. Los arqueólogos que estudian el origen de la agricultura han reconstruido una etapa crucial en la que cometimos el peor error en la historia de la humanidad. Obligados a elegir entre la limitación de la población o tratar de aumentar la producción de alimentos, escogimos la última opción y obtuvimos más hambre, la guerra y la tiranía.

Los cazadores/recolectores practicaron la forma de vida más duradera, acertada y larga de la historia humana. Por el contrario, todavía estamos luchando con el problema en el que la agricultura nos ha metido, y no sabemos si podremos solucionarlo. Supongamos que un arqueólogo extraterrestre que nos haya visitado intenta explicar la historia humana a sus compañeros extraterrestres. Puede que él ilustre el resultado de su investigación mediante una analogía, usando un reloj de 24 horas, en el que cada hora representa 100.000 años de tiempo real. Si la historia de la especie humana comenzó en la medianoche, ahora casi estaríamos en el final de nuestro primer día. Hemos vivido como cazadores/recolectores casi la totalidad de ese día, desde la medianoche, pasando por la madrugada, el mediodía y la puesta de sol. Finalmente, cuando sólo faltan seis minutos para la medianoche, adoptamos la agricultura. Cuando se acercan las 12 campanadas de la segunda medianoche ¿Se extenderá gradualmente la difícil situación de los campesinos afectados por la hambruna hasta engullirnos a todos? ¿O de alguna manera lograremos esas seductoras ventajas que imaginamos detrás de la brillante fachada de la agricultura, y que hasta ahora se nos han escapado?

Fuente: La revolución neolítica: ¿el peor error de la historia de la humanidad? | La Ciencia y sus Demonios

Lucy murió al caerse de un árbol

La famosa Australopithecus afarensis, murió a los 20 años tras caer de un árbol, según un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Texas. Lo más factible es que cayera desde una altura de más de 12 metros, golpeándose contra el suelo a más de 56 km por hora.

 

Hace 3,18 millones de años la Australopithecus afarensis Lucy, ancestro de los humanos actuales, vivía en lo que hoy es la región de Afar en Etiopía hasta caer de más de doce metros de altura, probablemente de un árbol, y fallecer.

“Es irónico que el fósil que protagoniza el debate sobre el papel arbóreo en la evolución humana muriera posiblemente de las heridas sufridas en una caída de un árbol”, apunta John Kappelman, profesor de ciencias geológicas en la Universidad de Texas en Austin (EE UU), y autor principal del estudio que publica la revista Nature.

El equipo logró escanear el 40% del esqueleto completo de la Australopithecus

Lucy es uno de los esqueletos más completos y antiguos de un ancestro humano bípedo adulto. Desde su descubrimiento en 1974 en la región de Afar, Etiopía, por el antropólogo de la Universidad Estatal de Arizona Donald Johanson y el estudiante de graduado Tom Gray, Lucy ha protagonizado una intensa discusión sobre si esta antigua especie también pasaba tiempo en los árboles.

Kappelman estudió a Lucy durante su recorrido por los museos de EE UU en 2008, y cuando el fósil pasó por la Instalación Tomográfica de rayos X de Alta Resoluciónde su universidad, durante 10 días su equipo logró escanear el 40% del esqueleto completo de la Australopithecus, hasta crear un archivo digital de más de 35.000 recortes de tomografía computarizada (TC). Esta máquina está diseñada para escanear a través de materiales sólidos como una roca, con una resolución mayor que la TC médica.

“La TC no es destructiva. Se puede ver lo que hay dentro, los detalles internos y la disposición de los huesos”, dice Richard Ketcham, coautor del trabajo en la misma institución. “Lucy es valiosa. Solo hay una Lucy y queremos estudiarla tanto como sea posible”, añade.

Fracturas en mano, hombros, costilla, rodilla y pelvis

Durante el estudio de Lucy, Kappelman notó algo inusual: el extremo del húmero derecho está fracturado de una manera que normalmente no se ve en los fósiles. El hueso preserva una serie de cortes afilados y limpios con pequeños fragmentos de huesos y astillas todavía en su sitio.

“Ese tipo de fractura es resultado de una mano que toca el suelo durante una caída, que hace que impacten los elementos de un hombro contra el otro hasta crear una marca única en el húmero”, señala el investigador, que hizo la consulta a Stephen Pearce, un cirujano ortopédico de huesos, por medio de un modelo 3-D a escala humana de los huesos de Lucy.

Pearce confirmó las sospechas de Kappelman: la lesión era compatible con una fractura de húmero proximal en cuatro partes, causada por una caída desde una altura considerable que Lucy intentó parar estirando el brazo.

El estudio identifica fracturas similares, pero menos graves, en el hombro izquierdoy otras a lo largo de todo el esqueleto, incluida roturas en el tobillo derecho, en la rodilla izquierda y en la pelvis. También observaron una la evidencia aún más sutil: la fractura de la primera costilla coherente con las causadas por una caída.

Al no haber ninguna evidencia de curación, Kappelman concluyó que las roturas se produjeron en un momento próximo a la muerte.

¿Cómo alcanzó Lucy tanta altura para el impacto?

Los científicos sugieren que Lucy probablemente cayó desde una altura de más de 12 metros, golpeando el suelo a más de 56 kilómetros por hora. Por el patrón de las roturas, Kappelman cree que aterrizó con los pies y preparó sus brazos al caer hacia adelante, y “la muerte le siguió rápidamente”.

El investigador argumenta que debido a su pequeño tamaño –medía poco más de un metro de estatura y pesaba unos 27 kg– Lucy probablemente se alimentaba y buscaba refugio por noche en los árboles.

Lucy aterrizó con los pies, preparó sus brazos al caer hacia adelante y la muerte le siguió rápidamente

“Cuando las múltiples heridas de Lucy salieron a la luz por primera vez, su imagen apareció en mi retina y sentí empatía en un salto a través del tiempo y el espacio”, dijo Kappelman. “Lucy ya no era simplemente una caja de huesos, su muerte la convirtió en un individuo real, un cuerpo pequeño, roto e indefenso en la base de un árbol”.

Kappelman conjetura que debido a que Lucy era tanto terrestre como arborícola, las características que le permitían moverse de manera eficiente en el suelo pueden habercomprometido su capacidad para trepar a los árboles, lo que la predispondría a ella y su especie a caídas frecuentes. El uso de los patrones de fractura puede contar en el futuro una historia más completa de cómo vivían las especies antiguas y cómo murieron.

El Museo Nacional de Etiopía proporciona acceso a un conjunto de archivos en 3-D del hombro y la rodilla de Lucy para que el público los pueda descargar, imprimir y  evaluar la hipótesis por sí mismo. “Es la primera vez que los archivos 3-D de un homínido fósil etíope son expuestos, y los funcionarios etíopes son dignos de elogio“, asevera Kappelman. “Lucy lidera el intercambio abierto de datos digitales”. También hay materiales escolares y archivos 3-D disponibles en la página webelucy.org.

Referencia bibliográfica: John Kappelman et al. “Perimortem fractures in Lucy suggest mortality from fall out of tall tree” Nature doi:10.1038/nature19332.

Fuente: Lucy murió al caerse de un árbol

Fundación SOL expone ante comisión de expertos y apuesta por un sistema de reparto: “El sistema de AFP está ‘quebrado’ socialmente” 

La fundación sol expuso ante la comisión bravo el 2014 su propuesta respecto al sistema de pensiones…

 

Ayer pasadas las 15 horas Fundación SOL presentó su diagnóstico y propuesta ante la Comisión Asesora Presidencial sobre el Sistema de Pensiones. Durante varios meses, la entidad trabajó en una alternativa que reemplace el sistema de capitalización individual actual por un sistema de pensiones de Reparto que cumpla con los principios de seguridad social: “Queremos que se consideren todas las posibilidades y no exclusivamente las que mantienen o profundizan el sistema de AFP impuesto en dictadura”, expresó Marco Kremerman, uno de los investigadores del equipo de Fundación SOL, quien presentó el trabajo junto al economista Gonzalo Durán, al sociólogo Alexander Páez y al licenciado en ciencias políticas y administrativas, Recaredo Gálvez.

Chile no tiene un sistema de Seguridad Social

La propuesta de la Fundación SOL pone el acento en la Seguridad Social en tanto es un derecho que garantiza las condiciones de existencia de las personas, fundamentales en un Estado social y democrático. Ante esto, se argumentó que el actual sistema de ahorro privado forzoso no cumple o solo cumple parcialmente con los principios de seguridad social planteados por organismos multilaterales como la Organización Internacional del Trabajo, principalmente el Convenio N°102, sobre normas mínimas de seguridad social.

Uno de los principios más importantes y que está siendo vulnerado por el actual sistema de AFP es el de la suficiencia de las prestaciones que permitan a las personas tener una vida digna en su vejez. A diciembre de 2013, el sistema privado pagó 1.031.207 pensiones cuyo monto promedio fue de $183.213, mientras que en el caso de las pensiones de Vejez bajo la modalidad de retiro programado, el 91,2% fueron menores a $139.857. En el caso de las mujeres la situación empeora, al ser las pensiones un reflejo de la trayectoria laboral y la realidad del empleo, situación que se agrava al existir tablas de mortalidad diferenciadas para ellas.

Por otro lado está el principio del diálogo social que implica que un sistema de pensiones debe ser construido en democracia, incorporando la participación plena de los distintos actores. El actual sistema fue instaurado bajo un régimen dictatorial, en ausencia de instituciones democráticas y con nula discusión pública.

Con respecto a la cobertura universal, otro de los principios, tampoco se constatan avances desde la instauración del actual sistema de ahorro forzoso. En 1973 la cobertura llegaba al 73% de la población económicamente activa, en 1980 llegó al 64% y en 2013 alcanzó un 63,7%. El trato uniforme es otro de los principios vulnerados; las fuerzas armadas y de orden están fuera del Sistema de AFP, recibiendo prestaciones superiores a las de sistema en general con importantes subvenciones fiscales.

Otro principio importante en la seguridad social es la centralidad del rol del Estado en el sistema de pensiones. Con la reforma estructural de 1981, el rol del Estado debía quedar reducido exclusivamente a la supervisión, garantía y asistencialidad, sin embargo, en Chile se ha transitado desde un Estado subsidiario a un Estado “Subsidiador”: en 2013 de cada $5 que se pagaron por concepto de pensiones (sin considerar a las fuerzas Armadas y de orden), $4 provenía de fondos públicos y solo $1 provenía desde las AFP y compañías de seguro.

El único principio que cumple el actual sistema es el de la sostenibilidad financiera. Esto ocurre porque los ingresos que reciben por las cotizaciones de los trabajadores y por los aportes fiscales, son muy superiores a los gastos que se realizan por el pago de pensiones. En 2013 las AFP recibieron ingresos por casi $6.6 billones y solo se gastó $2.5 billones.

La propuesta: romper la lógica del mercado en términos previsionales.

Durante la exposición la entidad fue enfática en sostener que“El sistema de AFP está ‘quebrado’ socialmente”. Por ello proponen un sistema que se financia colectivamente, bajo el principio de la solidaridad intergeneracional, en donde las cotizaciones de los trabajadores activos pagan las pensiones de los jubilados. “Se realizó un análisis de la sostenibilidad financiera de mediano y largo plazo de un sistema de reparto, abarcando entre el año 2015 y 2065”, sostuvo la Fundación SOL.

Se propone partir con una tasa de cotización del 15% (hoy es un 13%) al año 2015, la que irá aumentado hasta llegar a 20% en 2025.Además, se incorporará la cotización del empleador (hoy Chile es el único país de la OCDE en que el empleador no aporta para la futura jubilación) con el objetivo de cumplir con el Convenio 102 de la OIT, en donde en términos generales el trabajador solo aportará el 50% de la cotización total. Además se presentaron algunas simulaciones, donde se muestra que el sistema también sería sustentable hasta el 2065 partiendo con la tasa de cotización actual del 13%.

Adicionalmente se plantea la existencia de un Fondo de Reserva para el Derecho a la Pensión, cuya función principal será financiar los periodos de déficit, siendo el aporte del Estado al sistema de reparto. Este Fondo partirá en 0,6% del PIB en 2015 y crecerá gradualmente hasta el 2% del PIB en 2029. Cabe destacar que actualmente existe un Fondo de Reserva de pensiones, que a mayo de 2014 acumulaba una cifra equivalente el 3 % del PIB y que puede llegar a aportar 0,5% del PIB por año.

La propuesta asume una tasa de reemplazo promedio de un 70%.

Solicitud a la comisión

Una vez finalizada la presentación, Fundación SOL solicitó a la comisión que en su calidad de expertos, explore la viabilidad de incorporar un sistema de reparto como eje central del sistema de pensiones chileno. Así mismo, solicitaron poder acceder a microdatos que contribuyan a realizar un análisis y estudio más detallado del sistema de pensiones y de la propuesta.
En enero de 2015, la comisión deberá emitir un informe con recomendaciones y propuestas en materia de pensiones.

Fuente: Fundación SOL expone ante comisión de expertos y apuesta por un sistema de reparto: “El sistema de AFP está ‘quebrado’ socialmente” – Fundacion Sol

How to Select App Development Frameworks: Native vs. Web vs. Hybrid

When selecting frameworks with which to build apps, the biggest consideration is what kind of apps organizations plan to deliver: native, Web, or hybrid.

As companies start to build their own mobile apps, they’ll have to choose app development frameworks.

It’s an important first step to take an existing process and make it accessible from a mobile device. But apps become transformative when they take advantage of the rich features a mobile device can provide, such as location-based services, push notifications and seamless data sharing. When selecting frameworks with which to build these apps, the biggest consideration is what kind of apps organizations plan to deliver: native, Web, or hybrid.

Native App Development

Building a native application always results in the best user experience. Mobile operating system makers invest heavily in their own development tools. They want to make sure that the apps developers write in their native languages can take advantage of all the latest OS features and perform at their best.

Companies that have no prior experience with mobile development may be hesitant to have their developers learn separate languages to write apps for both Apple iOS and Google Android, however, because of the extra effort required to support multiple OSes. In situations where a company is standardized on one OS or requires tight hardware integration — such as with embedded devices, kiosks, point of sale and other special company-issued devices — it may be more important to develop native applications.

Browser-based Web Apps

At the other end of the spectrum are Web apps that users access in mobile browsers. Developers can write these with more familiar Web technologies, such as HTML5, CSS, and JavaScript. One version of a Web app can run on multiple mobile OSes. In addition, advances in HTML5 mean Web apps can now do many of the things that native mobile apps can, such as take advantage of cameras and geolocation and launch other apps on the device from within the Web app.

They’re attractive, but browser-based apps have many drawbacks. It’s only possible to send users push notifications with a few specific browsers, and app logins and sessions can expire quickly. Plus, Web apps can’t take advantage of all the latest OS features — some of the most unique and important traits that make mobile apps so valuable.

For all these reasons, mobile browser-based Web apps have limited use cases in the enterprise.Another problem: Web apps are just less convenient than native apps. Users have to remember how to navigate them, dig into bookmark menus to find them or know how to place Web bookmarks on their home screens. IT administrators can push these bookmarks to devices with mobile device management, but they still require different management processes than other apps.

Hybrid Apps

Hybrid apps are Web apps that run inside of a native app shell. Conceptually, this approach brings the best of both worlds. Developers can write the core logic of the app in a Web-based language that’s portable across multiple mobile platforms, and the shell can use native code to interact with the device’s unique features. As a result, IT can manage and deploy a hybrid app just like any other native app.

Hybrid apps can be as simple as a Web page embedded inside a native app, or they can be much more complex. Many app development frameworks can take apps developers write in Web-based or other languages and compile them into complete native apps for different mobile OS’s. Some app development frameworks provide only the user interface for hybrid apps, using native code and all the OS-appropriate design elements.

The hybrid app concept is popular but can have drawbacks as well. Using one codebase for multiple OSes means that developers have to make some compromises. For example, iOS doesn’t have full near-field communications support, and Android and iOS apps have different navigation conventions.

In some cases, with all the extra effort needed to make the “write once, deploy anywhere” concept actually work on multiple platforms, it can be easier to just invest in native app development after all.

Other Considerations

Enterprise mobile apps also need to connect to infrastructure components for push notifications, management and security, analytics, data syncing and connections to enterprise databases and feeds.

Some people say hybrid and Web apps are good enough for enterprise apps. Others say user experience is more important these days, and apps should take advantage of the native features a mobile OS offers. But different apps and situations call for different development approaches and considerations.

 

 

 

Fuente: How to Select App Development Frameworks: Native vs. Web vs. Hybrid – DZone Mobile

El After Office a la China: dormir en la empresa para no perder tiempo

La actividad laboral es frenética y el nuevo personal contratado se ve obligado a extender su horario laboral para poder cumplir plazos.

Ma Zhen Guo, un ingeniero de sistemas en Renren crédito Management Co., duerme en una cama plegable en la oficina después de terminar el trabajo temprano en la mañana

Dai Xiang de 40 años de edad comenzó su carrera como ingeniero en una empresa metalúrgica y llegó a trabajar turnos de 72 horas. Luego de 15 años trabajando en relación de dependencia con un ritmo que le obligaba a dormir muchas veces en el suelo o sobre su escritorio, Dai Xiang fundó su propia empresa el año pasado.

Una de las primeras órdenes en su nuevo negocio fue la instalación de camas en un rincón apartado de la oficina. “Para la tecnología, que es más bien una actividad cerebral, los trabajadores necesitan tiempo para encontrar inspiración”, dijo Dai. “Nuestra zona de descanso no es sólo para dormir por la noche, al mediodía también está bien.”

“El ritmo de crecimiento de las empresas chinas de Internet es extremadamente rápido. Estuve recientemente en los EE.UU. y el entorno competitivo no es tan intenso como en China”, dijo Cui Meng, director general y cofundador de la compañía de datos Goopal.

 

“Los programadores de la empresa, en particular, trabajan horas extras todos los días”, dijo. “Se les permite dormir en la hora del almuerzo y después de las 21 ya sea en su escritorio, en un sofá o una silla”. En formas más extremas, algunos empleados de la empresa de alta tecnología viven en la oficina durante la semana de trabajo.

Liu Zhanyu en Dou Mi You Pin, una plataforma de reclutamiento y recursos humanos, una sala de conferencias se convierte de lunes a viernes en un dormitorio para evitar los desplazamientos diarios de más de una hora a su casa en los suburbios de Pekín.

“Tenemos que levantarnos a las 8.30 porque todos nuestros compañeros de trabajo vienen a las 9.30 y nos lavamos en el mismo cuarto de baño que todo el mundo utiliza”, dijo Liu.

Mientras que muchos trabajadores consideran que esta forma de trabajo les resulta rentable, advierten que tiene un alto costo social. “Mi hijo me extraña; llego a casa y él se abalanza sobre mí como un lobo pequeño”, dijo Liu, al hablar de su hijo de tres años, a quien sólo ve los fines de semana. “Eso me hace sentir un poco culpable”.

El programador Xiang Shiyang, de 28 años, trabaja hasta las 3 o 4 al menos dos veces a la semana en una empresa de gestión de créditos, que utiliza grandes volúmenes de datos para ayudar a las empresas a gestionar el riesgo financiero, dejando poco espacio para socializar fuera del trabajo. “No tengo muchas oportunidades o mucho tiempo para encontrar una novia”, confió.

Históricamente en China a raíz de su excedente de mano de obra barata en muchas industrias podían darse el lujo de tener tiempos muertos o de inactividad. Pero en el sector tecnológico e informático actual es muy diferente.

 

Edición fotográfica: Dante Cosenza

Un empleado se encuentra fuera de una oficina de una compañía de ventas en línea durante la noche en Galaxy Soho
Un empleado se encuentra fuera de una oficina de una compañía de ventas en línea durante la noche en Galaxy Soho. Foto: Reuters / Jason Lee
Zhang Huichao, un programador en N-Wei Technology Company Limited, conversa con su colega Yan Xiaolong antes de irse a dormir, en la sala de estar de un apartamento que también se utiliza como oficina

Zhang Huichao, un programador en N-Wei Technology Company Limited, conversa con su colega Yan Xiaolong antes de irse a dormir, en la sala de estar de un apartamento que también se utiliza como oficina. Foto: Reuters / Jason Lee

Yang Juan, un empleado de Gopal Grupo, toma una siesta en su asiento después del almuerzo

Yang Juan, un empleado de Gopal Grupo, toma una siesta en su asiento después del almuerzo. Foto: Reuters / Jason Lee

Han Liqun (a la izquierda) de Renren crédito Management Co.,duerme junto al ingeniero Xiang Siyang en camas de campaña en la oficina después de terminar el trabajo temprano en la mañana

Han Liqun (a la izquierda) de Renren crédito Management Co.,duerme junto al ingeniero Xiang Siyang en camas de campaña en la oficina después de terminar el trabajo temprano en la mañana. Foto: Reuters / Jason Lee

Du Xianchang, un ingeniero de la empresa Baishan Nube, sube por una escalera a la cama en un cuarto individual para dormir en la oficina después de terminar el trabajo a media noche

Du Xianchang, un ingeniero de la empresa Baishan Nube, sube por una escalera a la cama en un cuarto individual para dormir en la oficina después de terminar el trabajo a media noche. Foto: Reuters / Jason Lee

Zhang Shuang Jie, un ingeniero de la empresa Baishan, baja una cortina mientras se prepara para dormir alrededor de la medianoche en un cuarto individual en la oficina

Zhang Shuang Jie, un ingeniero de la empresa Baishan, baja una cortina mientras se prepara para dormir alrededor de la medianoche en un cuarto individual en la oficina. Foto: Reuters / Jason Lee

Han Liqun,un gerente de Recursos Humanos de Renren crédito Management Co., duerme en una cama plegable en la oficina después de terminar el trabajo temprano en la mañana

Han Liqun,un gerente de Recursos Humanos de Renren crédito Management Co., duerme en una cama plegable en la oficina después de terminar el trabajo temprano en la mañana. Foto: Reuters / Jason Lee

Yu Xiaojiang (LI) y Li Yan, los empleados de Grupo Gopal, toman una siesta durante un descanso en el trabajo alrededor de la medianoche

Yu Xiaojiang (LI) y Li Yan, los empleados de Grupo Gopal, toman una siesta durante un descanso en el trabajo alrededor de la medianoche. Foto: Reuters / Jason Lee

Kou Meng, director de producto de crédito Renren Management Co., duerme en una cama plegable en la oficina por la mañana temprano

Kou Meng, director de producto de crédito Renren Management Co., duerme en una cama plegable en la oficina por la mañana temprano. Foto: Reuters / Jason Lee

Liu Zhenyu, un administrador de clientes en Ju MEi You Pin, lava sus pies en el baño de la oficina antes de ir a dormir después de terminar el trabajo a la medianoche

Liu Zhenyu, un administrador de clientes en Ju MEi You Pin, lava sus pies en el baño de la oficina antes de ir a dormir después de terminar el trabajo a la medianoche. Foto: Reuters / Jason Lee

Zhang Kun, una empleada en Baishan Nube, descansa antes del almuerzo en la oficina

Zhang Kun, una empleada en Baishan Nube, descansa antes del almuerzo en la oficina. Foto: Reuters / Jason Lee

Han Liqun, un gerente de Recursos Humanos de Renren crédito Management Co., lleva cerveza y comida para sus colegas a la oficina después de la medianoche

Han Liqun, un gerente de Recursos Humanos de Renren crédito Management Co., lleva cerveza y comida para sus colegas a la oficina después de la medianoche. Foto: Reuters / Jason Lee

 

Fuente: El After Office a la China: dormir en la empresa para no perder tiempo

Hybrid vs. Native: Choose in 5 minutes! – DZone Mobile

In case you’re befuddled and pondering whether to fabricate a half and half versatile application or a native portable application, don’t stress, this article will help you choose your versatile application procedure in under 5 minutes!

We have discovered curious and confused business visionaries who go insane attempting to settle on the most proficient method to approach which Mobile App is best Native Mobile app development or Hybrid app development. In case you’re befuddled and pondering whether to fabricate a half and half versatile application or a native portable application, don’t stress, this article will help you choose your versatile application procedure in under 5 minutes!

Quick liners on Hybrid Apps and Native Apps before we begin:

  • Hybrid App: Developer increases web code with native SDK. Can be effectively conveyed over numerous stages and is typically the less expensive and quicker arrangement.

  • Native App: This is stage (iOS, Android and so on.) particular and requires one of a kind mastery. However, the maximum capacity of the stage can be utilized which will drive extraordinary client experience and bigger application abilities (particularly around telephone equipment). Can be expensive taking into account prerequisite and take more time to create.

5 Questions to ask before you choose

Do You Need to Utilize Native Components in the Mobile App?

On the off chance that your application is overwhelming on native telephone ability and this is your essential USP, then native application improvement will work best. While building a hybrid app development, contingent upon the system that you receive (there are a few in the business sector), you could possibly have admittance to native components.

How Rapidly Would You Like to Take It to the Business Sector?

An ideal opportunity to market is reliant on different variables like the measure of components and number of assets you have. More assets normally imply that the spending will increment. In the event that you need to dispatch the mobile app development rapidly to the business sector with constrained assets, it is astute to run with half breed application approach, which will dispatch your application on various stages in a brief span.

Do You Have Separate Spending Plans for Designers in Ios and Android (Considering That They Dominate the Market Share)?

In the event that you can dispense separate spending plan for iPhone improvement and advancement assets, and you have freedom of time to take it to the business sector, then you don’t need to stress much; go for native application!

How Frequently Do You Have to Redesign Your Portable Application?

In the event that you have to make incessant overhauls to your application, which implies that the client will need to redesign from the mobile application frequently (and not irritating them with that), then you ought to consider a half and half application. The greatest favorable position for mixture application is that unless you have a basic change of the usefulness in the application, all the substance will be upgraded from web, specifically.

Do you need to have the best client experience?

In the event that you need to make a great Customer experience for Hybrid App Mobile Web, the native application methodology would be better. A cross breed application can never coordinate the level of innovative client encounter that you get in a native application. Notwithstanding, this doesn’t imply that the client experience of a half and half application is terrible.

Conclusion

The response to “Which is better?” is decently nuanced. Native applications offer the best end client experience, yet require the most particular aptitudes and are the most costly to create. Half and half applications have a lower obstruction to passage, are the least expensive to create, and focus on thetop mobile App development companies, yet don’t as a matter, of course, catch the right look and feel of what end clients may expect and for the most part won’t execute too or be as highlight rich. In the event that expense is not an issue, native applications offer the best item, however in more cost-touchy situations, cross breed applications still offer a convincing (if not exactly as great) experience. At last, the answer will go to the organization, engineer, and the end clients as to which arrangement is generally fitting.

The Mobile Zone is brought to you in partnership with Strongloop and IBM.  Visually compose APIs with easy-to-use tooling. Learn how IBM API Connect provides near-universal access to data and services both on-premises and in the cloud.

Fuente: Hybrid vs. Native: Choose in 5 minutes! – DZone Mobile