Aprende despacio 

Dicen que en nuestra profesión es necesario estar continuamente aprendiendo. La verdad es que no conozco en profundidad muchas más profesiones, pero supongo que esto tampoco es algo tan extraordinario, y que en cierto modo un médico, un economista, un carpintero o un profesor también tiene que adquirir nuevos conocimientos a lo largo de su carrera profesional para mantenerse actualizados.

En lo que sí nos diferenciamos de otro tipo de profesiones es que somos una profesión muy joven, todavía tenemos muy poca historia por detrás y estamos continuamente replanteándonos la mejor forma de hacer las cosas.

Además el desarrollo de software engloba muchas actividades de la índole más diversa, desde la teoría de la computación hasta la configuración de sistemas interconectados a nivel global, desde la gestión de grandes (o pequeños) volúmenes de datos hasta la creación de interfaces de usuario cada vez más amigables y potentes que nos ayuden a realizar todo tipo de tareas.

Si a esto le unimos que muchas veces lo único que hace falta para crear cosas nuevas es un ordenador y una conexión a internet, es normal que cada día surjan mil nuevas tecnologías, procedimientos y herramientas que, aparentemente, serán The Next Big Thing™.

Esto nos puede llevar a una sensación de ansiedad permanente pensando en todas las cosas que debemos aprender (o al menos eso pensamos) para seguir siendo profesionales cualificados y no quedarnos desactualizados. Es lo que algunos llamandeveloparalysis: sentir que la industria del software avanza tan rápido que es imposible mantenerse al día.

Quien más y quien menos, todos tenemos una lista de cosas a las que nos gustaría poder dedicarle un tiempo para jugar y experimentar con ellas, y para la mayoría de nosotros esa lista crece mucho más rápido de lo que podemos asumir. Os voy a decir un secreto: no importa.

La mayoría de las tecnologías que hoy nos preocupa no tener tiempo para aprender, no tendrán ninguna relevancia dentro de un par de años.

Llevo el tiempo suficiente en esto para haber vivido muchos The Next Big Thing™ que se han quedado en nada, y a menos que seas futurólogo, acertar qué cosas son las que finalmente triunfarán y perdurarán, es tan complicado que no merece la pena preocuparse por ello.

Con todo esto no quiero decir que no sea importante preocuparse por aprender nuevas cosas, al contrario, siempre he pensado que es fundamental aumentar continuamente nuestros conocimientos, y no sólo en el ámbito profesional, sino en todas las áreas de la vida. Lo que realmente quiero decir es que aprender nuevas cosas no es lo mismo que aprender cosas nuevas.

Conocer las 5000 nuevas APIs que introduce Android 5.0 o las maravillas de ASP.NET vNext está bien, pero en realidad nada de esto es tan importante. Los principios de la programación en Android se basan en ideas de hace más de 30 años (programación orientada a objetos, patrones de diseño) y la propuesta de ASP.NET vNext, por muy novedosa que resulte en el mundo Microsoft, es lo que llevan haciendo otras plataformas desde hace un par de décadas (Ruby, Python). No pretendo quitarle valor a esos dos ejemplos, seguro que aportan nuevos e interesantes matices, pero no tienen la importancia que a veces les queremos dar.

Cuando nos centramos en aprender todas las novedades que surgen a nuestro alrededor, entramos en una dinámica de conocimiento superficial, porque no tenemos tiempo suficiente para profundizar en nada; necesitamos pasar a la siguiente cosa para no quedarnos atrás. Eso hace que pensemos saber sobre sistemas distribuidos por haber deplegado un par de máquinas en Azure o que nos consideremos unos hábiles diseñadores de aplicaciones web por haber seguido un tutorial de AngularJS.

Aprender requiere tiempo. Por una parte, necesitamos tiempo para adquirir los conceptos relacionados con una tecnología/metodología concreta, experimentar con ella y asentar los conocimientos, pero por otra también necesitamos tiempo para ver la evolución de esa tecnología en el mundo real, cómo se comporta en producción y cómo afectan las decisiones que tomamos inicialmente al futuro del proyecto.

Por muy buenos que seamos y por mucho que planifiquemos, siempre habrá circunstancias cambiantes a lo largo de la vida de un proyecto, y enfrentarse a esos problemas será lo que nos haga conocer realmente esa tecnología o metodología genial que hemos utilizado. La experiencia es fundamental y eso no es algo que se pueda adquirir de un día para otro.

Al final, muchas de estas cosas tan novedosas y revolucionarias que surgen cada día no son ni tan novedosas ni tan revolucionarias, y se acaban basando en conceptos similares, por lo que una vez que adquieres un conocimiento profundo de esos conceptos, trasladarlos de una tecnología a otra no es tan complicado. Si una tecnología es realmente importante, no te preocupes, esa tecnología perdurará y tendrás tiempo de sobra para aprenderla.

Como decía ese gran filósofo de nuestro tiempo que fue Jorge Berrocal de Gran Hermano I: “en fin serafín, corre más el galgo que el mastín, pero si el camino es largo, más corre el mastín que el galgo”.

 

Fuente: Aprende despacio | Koalite

2 comentarios en “Aprende despacio ”

  1. No se si hay una capacidad más importante que la del aprendizaje, y poco hemos aprendido a aprender. La vida es un continuo aprender. En general se asume que aprender equivale a adquirir información y ser capaz de reproducirla. Pero aprendizaje significa ser capaz de hacer en base a nuevas informaciones o ideas. Aprender sin hacer es utopía. Y siguen saliendo diplomados y magisters en las universidades, que prometen aprendizaje. Puro marketing! No recuerdo quién lo dijo, pero el aprendizaje es un proceso que requiere 4 fases. Todas son necesarias, aunque las tendencias personales tiendan a privilegiar un aspecto sobre los demás. Los 4 aspectos son, si mal no recuerdo, adquirir nueva información y entenderla, ponerla en práctica (involucrando el uso del cuerpo), realizar analogías y asociaciones con el mundo real, evaluar lo experimentado o las analogías realizadas en base al aprendizaje nuevamente adquirido y cómo lo hacíamos sin el… Leí todo, y no se entiende mucho. Si alguien lo lee… me pregunta… 😉

Agregar un comentario