Aprendizaje: Los cuatro estilos de aprendizaje o el por qué algunos leen los manuales y otros no | Blog Laboratorio de felicidad | EL PAÍS

Adaptadores, asimiladores, divergentes o convergentes son los cuatro estilos de aprendizajes, según David Kolb.
Adaptadores, asimiladores, divergentes o convergentes son los cuatro estilos de aprendizajes, según David Kolb.

Hay personas que se leen hasta la letra pequeña de los manuales mientras que otros se lanzan a pulsar todos los mandos para ver qué ocurre. No es ni bueno ni malo. Simplemente, nos da pistas de nuestra manera de aprender. Veamos los cuatro tipos de aprendizaje que existen para identificar cuál es el tuyo.

Quieres hacer un viaje con tu pareja y uno de vosotros necesita leer hasta el mínimo detalle sobre el sitio a donde vais, mientras que el otro se pone de los nervios porque preferiría lanzarse a la aventura. O en una reunión de trabajo un compañero no para de dar ideas sin concretar nada, mientras que a otro le agobia no trabajar en una sola. ¿Has vivido algo de esto? Si es así, bienvenido a los diferentes modos de aprender y a sus dificultades (y oportunidades).

En 1984 un profesor universitario, David Kolb, descubrió que los adultos tenemos distintas maneras de aprender que dependen de cómo percibamos la realidad y de cómo la procesemos. Hay personas que captan la realidad fundamentalmente a través de la experiencia y otros, creando teorías. Los primeros son más empáticos y tienden a hacer varias tareas al mismo tiempo (multiplicidad). Es más, si no lo hacen se pueden aburrir soberanamente. Los segundos prefieren centrarse en una sola tarea, se manejan muy bien en la teoría y se perderían con varias cosas al mismo tiempo (unicidad).

No todos captamos la información igual: algunos la procesarán si se ponen manos a la obra (acción) y otros si reflexionan sobre lo que observan (pensamiento).

Con respecto a la manera de captar la información, algunos la procesarán si se ponen manos a la obra (acción) y otros si reflexionan sobre lo que observan (pensamiento). Pues bien, las anteriores características definen los ejes de las maneras de aprender y de los cuatro estilos. Veámoslos con algo más de detalle:

Adaptadores o los “hacedores”

Difícilmente leerán un manual. Son el resultado de la multiplicidad y la acción. Prefieren trabajar rodeados de personas y se buscan la vida para conseguir recursos y alcanzar resultados. Les gusta asumir riesgos y saben adaptarse a las circunstancias. En una empresa abundan en los departamentos de ventas. Y la pregunta clave que necesitan contestar es ¿cuándo?

Asimiladores o expertos en la conceptualización

Su estilo es opuesto a los adaptadores. Son extraordinarios creando modelos teóricos y definiendo claramente los problemas. Les interesan más las ideas abstractas que las personas, por lo que no es de extrañar que destaquen en el campo de las matemáticas o de las ciencias. En una empresa pueden estar en posiciones de investigación o de planificación estratégica. Y la pregunta clave que necesitan contestar es ¿por qué?

Divergentes o los reyes de las mil y una ideas creativas

Todos tenemos un estilo de aprendizaje definido pero para desarrollarnos mejor personal y profesionalmente conviene estar con personas que nos complementen y cuyo estilo esté en el extremo del nuestro.

Disfrutan analizando los problemas en su conjunto y trabajando con personas. Son empáticos, emocionales y ocurrentes. No es de extrañar que lancen un sinfín de propuestas diferentes en una reunión. En este estilo se encuentran artistas, músicos y todos los creativos en el mundo de la empresa. Y la pregunta clave que necesitan contestar es ¿y si…? o ¿por qué no?

Convergentes o el poder de la aplicación en una sola cosa

Son los opuestos a los divergentes. Necesitan la aplicación práctica a las ideas para testar teorías o resolver problemas. Se pierden con muchas alternativas. Sin embargo, son excepcionales en situaciones donde haya un único camino para ser resueltas. Muchos ingenieros se enmarcan en este estilo de aprendizaje. Y la pregunta clave que necesitan contestar es ¿para qué?

Como es de imaginar hay personas cuyo estilo de aprendizaje está más marcado que otros como, por ejemplo, Sheldon Lee Cooper, protagonista de la serie The Big Bang Theory, quien es un asimilador total. Lo normal es que no sea así y que todos tengamos un poco de los cuatro aunque nos solamos sentir más cómodos con uno.

En definitiva, todos tenemos un estilo de aprendizaje que nos define más que otros y para desarrollarnos mejor en lo personal y profesional sería recomendable estar con personas que nos complementaran y cuyo estilo estuviera en el extremo del nuestro. Por ello, si eres de los que no lees los manuales, estáte cerca de quienes disfrutan haciéndolo (o viceversa). Porque más allá de este hábito, existe una manera interna distinta de percibir y de procesar la realidad que te puede ayudar a mejorar y a superarte a ti mismo en muchos otros ámbitos de la vida.

Fuente: Aprendizaje: Los cuatro estilos de aprendizaje o el por qué algunos leen los manuales y otros no | Blog Laboratorio de felicidad | EL PAÍS

Ser o no ser: ¿Me subo a la transformación digital? (Parte I) | HR Connect

Fuente: Ser o no ser: ¿Me subo a la transformación digital? (Parte I) | HR Connect

LA ECONOMÍA DE SERVICIOS EN EL FUTURO INMEDIATO DE LATINOAMÉRICA

El impacto de lo digital en la competitividad es tan importante que un retraso en su adopción puede ser fatal para empresas y economías enteras, en especial en los países en vías de desarrollo. La transformación digital acrecienta hasta el extremo las diferencias en productividad entre los más innovadores y todos los demás.

Por eso, las instituciones latinoamericanas se han puesto a trabajar. La Alianza del Pacífico, con el apoyo del BID, está elaborando su Agenda Digital, que deberá ser aprobada en la próxima Cumbre de Presidentes que se celebrará en Cali el 28 de junio. Por otra parte, la CEPAL y la CAF impulsan eLAC 2018, la Agenda Digital para Latinoamérica y el Caribe. Cabría preguntarse, por cierto, si existe la necesaria coordinación entre ambas iniciativas.

Las agencias de innovación de los países que componen la Alianza del Pacífico tampoco están de brazos cruzados. Apenas hace un par de meses, se puso en marcha la Red de Agencias de Innovación InnovaAP, con el propósito de dialogar, coordinar e implementar políticas concretas para apoyar a los emprendedores e innovadores de los cuatro países.

En este contexto de transformación digital, de economías abiertas con cada vez mayor sesgo hacia los servicios, de transformación de los modelos productivos de países todavía muy apalancados en los recursos naturales, de capital humano y de capital social, tuve la oportunidad de participar en el programa E-Chile de CNN y la Fundación País Digital.

Conducido por Pelayo Covarrubias, el diálogo contó con la participación del Subsecretario de Hacienda del Gobierno de Chile, Alejandro Micco. Durante casi media hora pudimos conversar sobre los desafíos que afronta Chile en la economía de servicios y repasar algunos de los proyectos de cooperación público-privada que everis está desarrollando en diversas regiones del país.

Un placer poder formar parte de esta imprescindible discusión, que se puede contemplar íntegra en el siguiente vídeo.

Los títulos universitarios están dejando de tener valor en Silicon Valley y este es el motivo | Foro Económico Mundial

The Apple Campus 2 is seen under construction in Cupertino, California in this aerial photo taken April 6, 2016. REUTERS/Noah Berger - RTSE2L7

Los gigantes de Silicon Valley están contratando a gente que no tiene estudios universitarios, cada día es más habitual. No es sorprendente, pensaréis. Todos hemos escuchado como Bill Gates dejó la Universidad de Harvard para fundar Microsoft o como Steve Jobs solo pasó seis meses en el Reed College. También Serguéi Brin y Larry Page dejaron Stanford para lanzarse a construir “el buscador universal”.

El mundo tecnológico lleva décadas cultivando la idea de que “la universidad y el genio creativo no se llevan bien”, pero si nos fijamos en los trabajadores de esas grandes compañías, nos daremos cuenta de que la inmensa mayoría salió de una universidad de élite. Eso es algo que ha empezado a cambiar.

El talento está ahí fuera

Cale Guthrie Weissman acaba de publicar un reportaje en Fast Company sobre este tema. Sobre como las empresas están empezando a dejar de mirar los expedientes y están empezando a fijarse, esta vez de verdad, en las habilidades. “Hemos tenido mucho éxito en los Bootcamps”, explicaba Sam Ladah de IBM. Llevan años haciéndolo.

Leyéndolo, uno no deja de preguntarse si la famosa escena de La Red Social en la que Zuckerberg contrataba a programadores usando una competición de código, alcohol y velocidad reflejaba en algo el mundo tecnológico o era parte de la mitología startupil. Al fin y al cabo, escoger a los desarrolladores más versátiles del MIT no es precisamente “pensar fuera de la caja“.

Es verdad que el mundo tecnológico tiene unas características particulares en las que las habilidades personales y los recursos que hay disponibles hacen que un título no marque la diferencia. Por eso no es raro que empresas como Github, Intel o, incluso, la Casa Blanca han iniciado programas para buscar esas ‘habilidades personales’.

Intel, por ejemplo, tiene dos programas para esto: un programa de becas para estudiantes de instituto o que cursan los primeros años de la Universidad; y un programa llamado CODE 2040especialmente enfocado en minorías subrepresentadas.

La tecnología frente al espejo

Esa quizá ha sido la lección más importante que ha aprendido la industria tecnológica en estos años: al mirarse al espejo se han dado cuenta que el relato que se contaban, la meritocracia disruptiva del talento y la creatividad, sencillamente no se corresponde con la realidad.

Sí, las grandes tecnológicas se han enfrentado a las políticas inmigratorias de Trump y han defendido a centenares de sus empleados internacionales. Pero aún así, aún con políticas explícitas hacia la diversidad, en IBM calculan que solo entre un 10 y un 15% de las nuevas contrataciones cumplen esos requisitos de diversidad.

¿Formar para el futuro…

Hace unos días, José Manuel Martínez, profesor de derecho en Harvard, explicaba su punto de vista sobre la educación universitaria. Más allá de frases manidas y clichés como “ninguna pregunta es estúpida”, Martínez decía que la formación universitaria está demasiado encasillada.

“Si uno se va al Nasdaq -el mercado de valores norteamericano- comprueba que el 75% de las empresas no existían hace 10 años. Los empleos del futuro no están claros y por eso la especialización por sí sola ya no sirve. Hacen falta perfiles muy transversales”, decía con (aparente) convencimiento.

Y es un nudo central: según una reciente estimación del Departamento de Trabajo de Estados Unidos dice que habrá al menos un millón de puestos de trabajo de programación y desarrollo sin cubrir en 2020.

…o señalizar para el presente?

Yo, en cambio, no creo que sea un problema de contenidos. Si nos fijamos con detalle en los grandes mitos tecnológicos, la idea de que “la universidad (o la formación) es una pérdida de tiempo” solo se puede sostener con muchos problemas. Gates estudió en algunas de las mejores escuelas de Estados Unidos, Jobs fue miembro del Hewlett-Packard Explorer Club desde los 12 años; tanto los fundadores de Google como los de Facebook tenían un talento natural que, bueno, fue pulido en algunas de las mejores universidades del mundo.

No es un problema de contenidos (que también) sino, sobre todo, es un problema de señalización. Tradicionalmente, las universidades han sido un sistema para señalizar gente, a la “gente adecuada”. “Adecuada” para el tiempo, la sociedad y el equilibrio político de cada momento. Un concepto de lo adecuado que, muchas veces, choca frontalmente con nuestro sentido de lo adecuado.

Es decir, nunca fue capaz de señalizar a todos, pero ahora que vemos que el mundo es mucho más plural, diverso y dinámico que antes; ahora se hace mucho más evidente. Más aún cuando los problemas del sistema universitario norteamericano parecen una bomba a punto de explotar.

Pero por muy evidente que sea el problema, cambiar no es sencillo. Weissman lo explica en Fast Company, la industria de la tecnología está combatiendo duramente para atajar sus problemas de homogeneidad cultural y de género. El problema es que es parte de un bucle que, por su mismo funcionamiento, deja fuera un talento que solo ahora han comenzado a ver.

¿Se puede salir del mundo que uno mismo ha construido?

Parece cierto que Silicon Valley está contratando fuera de los círculos habituales, están buscando a gente que no cumple los estándares tradicionales de formación de alto nivel, está intentando salir de la burbuja que ellos mismos han creado.

Pero lo que se lee entre líneas, es algo más interesante y, quizá, perturbador. Que, entre tanta retórica y tanta actitud positiva, no hay certezas, solo una duda. Una duda que se recorre los departamentos de recursos humanos del “centro del mundo tecnológico”: si ese cambio será posible.

Five Highlights From Mary Meeker’s 2016 Internet Trends Report

mary-meeker-Cropped-1940x1091

Kleiner Perkins Caulfield & Byers general partner Mary Meeker unveiled her 2016 Internet Trends report on Wednesday. (Forbes)

At 213 slides, Mary Meeker’s anticipated annual “Internet Trends” report was a gold mine of data on everything from debt-to-GDP ratios by country to U.S. Internet advertising growth.

The Kleiner Perkins Caulfield & Byers general partner unveiled her report on Wednesday at tech blog Recode’s Code Conference in Dana Point, Calif. While you can read the entire deck here, below are five trends from Meeker’s report that we found especially notable.

1.Slowing global Internet growth: Global Internet user growth was flat from 2014 to 2015 at 9% year-over-year, and down from more than 15% in 2009. Why? Meeker said it’s harder to acquire new Internet users globally now that such a high portion of people in developed countries are already online. Internet users in less developed countries are more challenging to gain because of the high cost of smartphones relative to people’s incomes. The cost of a smartphone, for example, is 15% of per capita income in Vietnam and 10% in Nigeria and India, a McKinsey study found. The notable growth anomaly is India, where Internet growth accelerated by 7%. This boost helped India surpass the U.S. to become the second largest user market, after China. The growth of global smartphone users is also slowing.

2.“Easy” economic growth is over: Global economic growth in six of the last eight years is below the 20-year average of 3.8% (from 1996 through 2015). Meeker says the cause is the decline of five of the biggest growth drivers of the past two decades: Slowing connectivity growth (Internet users have reached 3 billion, up from 35 million in 1995), falling GDP growth in emerging countries, rising government debt, plummeting interest rates and a global population that is aging and growing more slowly. The opportunity? Meeker said the slowdown creates opportunities for companies that create efficiency, add jobs, lower prices and innovate. By region, China and emerging Asia made up 63% of total real GDP growth and America, Europe and Japan together made up 29% of GDP growth.

3.The era of the image: Images are growing in importance and use, while text, and specifically textual search, are fading. Meeker said in five years, at least 50% of searches will be made through images or speech. The rise of images has a lot to do with users’ increasing use of smartphones for storytelling, sharing, messaging and creative expression. Advertising will naturally continue to be built into visual experiences through methods such as user-applied filters. Meeker says Generation Z (people age 1 to 20) will be known for their use of images. Video is becoming increasingly social (think live sports events.) And among social network users now, Facebook FB -0.52%, Snapchat and Instagram as the leading platforms for engaging millennials.

4.Messaging as the new mobile home screen: Over time, messaging apps could overtake the home screen on mobile devices. This is believable given that 80% of users’ mobile time is spent in three apps, and the average global mobile user accesses just 12 apps daily. The most commonly used apps in 2016 globally are Facebook, WhatsApp and Chrome. Messaging will shift from being simple social interactions to increasingly expressive over time and will include more and more business-related interactions. Meeker lists WhatsApp, Facebook Messenger and WeChat as the current messaging leaders.

5.Rise of voice interfaces: Meeker said voice should become the most efficient form of computing input, largely because it is hands and vision-free. Voice lends itself to an “always on” way of life. Humans can speak 150 words per minute, for instance, but can type only 40 words per minute. The conversational aspect of the medium lends itself to personalized experiences with computers understanding context from previous questions the user has asked and the user’s location. While many voice recognition tools can be frustrating to use now, Meeker said when speech recognition reaches 99% accuracy, people will go from barely using the tool to using it all the time. Speech recognition accuracy rose from about 90% in 2016 from about 70% in 2010. And the use of voice has been risen noticeably. Google GOOGL +0.67% voice search queries, for example, are up 35 times since 2008. Sales of voice-based devices such as Amazon Echo could be just about to take off, compared to more text-dominated devices such as the iPhone, whose sales peaked in 2015.

Follow me on Twitter @kchaykowski and e-mail me at kchaykowski@forbes.com.

Fuente: Five Highlights From Mary Meeker’s 2016 Internet Trends Report

As the World Turns to Digital — The Digital Matrix Book

As the World Turns to Digital

shutterstock_511413304.jpg
Por primera vez en la historia, los 5 mejores empresas son todas las empresas digitales; que son todas las empresas estadounidenses -pero con alcance global, impacto e influencia. Todos ellos son relativamente jóvenes (menos de 40 años de edad) y que puedan afectar las industrias tradicionales, ya que la digitalización de sus productos, procesos y servicios. Estas empresas ya han influido en varios sectores como la salud, el comercio minorista, medios de comunicación y entretenimiento, telecomunicaciones, automoción, la publicidad, el marketing y las comunicaciones y así sucesivamente.

#1 Apple ($582 billion)

#2 Alphabet ($555.7 billion)

#3 Microsoft ($452.1 billion)

#4 Amazon ($364.4 billion)

#5 Facebook ($358.6 billion)

Facebook just edged out Exxon which was #6 at $358.3 billion.

For the first time in history, the top 5 companies are all digital companies; they are all US companies —but with global reach, impact and influence. They are all relatively young (less than 40 years old) and they are likely to impact traditional industries as they digitize their products, processes and services. These companies have already influenced several sectors such as healthcare, retailing, media & entertainment, telecommunications, automotive, advertising, marketing & communications and so on.

I believe that they are just getting started as they expand their scale and scope at speed that’s unprecedented. With their increasing R&D investments and patenting proclivity, they could exert significant influence as we rely more on artificial intelligence in areas such as conversational bots (example: Amazon’s Alexa and Apple’s Siri), drones (Amazon, Facebook, Google), healthcare (Alphabet and Apple), virtual reality (Microsoft hololens and Facebook Oculus), cloud (Amazon Web Services, Microsoft Azure, Google and possibly the other two) and Internet of Things (where all five would jockey in different ways). More opportunities to enhance efficiency as well as usher innovations that solve fundamental problems in industry and society.

We are just getting started and the road to 2020 and beyond will see greater dominance and influence of these digital giants and others such as GE (ranked #8), AT&T (ranked #9), Verizon (ranked #15), Alibaba (ranked #16), Intel (ranked #26) and IBM (ranked #32).

It’s a far different state of affairs than the irrational euphoria of the dotcom boom and bust of 2000. We are truly shifting to a post-industrial, digital era.

Fuente: As the World Turns to Digital — The Digital Matrix Book

El Matrix Voice transforma la Raspberry Pi en un Amazon Echo – FayerWayer

El Matrix Voice transforma la Raspberry Pi en un Amazon Echo

Este dispositivo de código abierto permite a los programadores armar su propia versión de Alexa.

Recientemente la compañía Matrix Labs lanzó un accesorio para la Rasperry Pi llamado Matrix Creator, el cual le agrega a este pequeño computador diferentes usos y sensores como de temperatura, Ultravioleta, presión, etc.

Siguiendo este paso, la compañía creó una especie de sucesor de Creator llamado Matrix Voice, que solo se enfoca en el reconocimiento de voz y es más barato. Tuvo una exitosa campaña en Indiegogo y planean distribuirlo en mayo de este año (vía TechCrunch).

Como mencionan en el video, la compañía está buscando unir el internet de las cosas con inteligencia artificial, creando este dispositivo de reconocimiento de voz de código abierto. Incluye siete micrófonos y un anillo de luces LED; permite integrar softwares personalizados y otros ya establecidos como Alexa de Amazon Echo y Google Voice Service.

El Matrix Voice cuesta USD $55 en Indiegogo y también tiene una versión con un microcontrol con Wi-Fi y Bluetooth a USD $65. Mientras tanto el Matrix Creator tiene un precio de USD $99.

Ver en YouTube

Sígannos y comenten en Facebook.

Fuente: El Matrix Voice transforma la Raspberry Pi en un Amazon Echo – FayerWayer

El paso que falta en tecnología agrícola

¿Qué se necesita para que Chile adopte en forma masiva la agricultura de precisión? Stanley Best, Director Nacional de AP del INIA, marca el camino.

tecnologia 4A

Chile una extraña contradicción respecto a la agricultura de precisión. Por un lado, sus características y las ventajas que promete parecen caer como anillo al dedo a sus ambientes heterogéneos y manejos moldeados por la necesidad de aplicaciones exactas y mejor calidad en los productos.  Y por otro lado, pese a que existe un cierto consenso sobre sus ventajas, aún permanece la reticencia a adoptarse esta tecnología de forma masiva, con mitos y prejuicios demasiado arraigados al inconsciente generalizado.

Mientras la tecnología avanza, ya sea con pequeños pasos que mejoran lo preexistente o con grandes anuncios que suponen continuas revoluciones, la agricultura de precisión se hace ya no sólo relevante, sino prácticamente imprescindible en la carrera por la eficiencia y sustentabilidad del negocio.

stanley1AEn el marco del “Programa Estratégico Industrias Inteligentes”, de CORFO, Stanley Best, Director Nacional de Agricultura de Precisión del INIA, aclaró los conceptos que rodean el tema pero también marcó pilares infaltables como la tecnología habilitante, la conectividad y capital humano.

Fuente: El paso que falta en tecnología agrícola | Mundoagro